miércoles, 22 de julio de 2009

El impacto de la gripe A en la vida laboral y familiar de los médicos. Dedicación sin descanso y una alta cuota de estrés

Estas son dos notas publicadas en dos de los diarios más importantes de Argentina, y hablan sobre los que nos pasa a los que trabajamos incansablemente no solo en esta pandemia sino en la forma de encarar la profesión en el día a día.

Diario Clarín
Por Valeria Vera
El impacto de la gripe A en el país los sorprendió desde el principio y los llevó a encarar rutinas de trabajo extraordinarias frente a la alta demanda de consultas que llegaban sin previo aviso a las guardias de los hospitales. Pese a las pocas horas de descanso y a las altas cuotas de estrés, salieron adelante y le hicieron frente al virus mientras aprendían de qué se trataba.
Tres especialistas acostumbrados a lidiar con urgencias médicas relataron a lanacion.com cómo vivieron la llegada de la epidemia al país y el aprendizaje continuo que supuso la enfermedad para el sector. Se refirieron, también, a los cambios de hábitos y costumbres que adoptaron en la atención sanitaria y a los cuidados básicos que mantienen actualmente con sus familias al regresar a sus hogares.
"La reacción inicial fue de temor. Pero a medida que fueron pasando los días, ese temor fue dando paso a una relativa confianza en torno al know how [saber hacer] de lo que estaba ocurriendo. Comenzamos a implementar medidas de bioseguridad y a equipar con infraestructura al hospital. Ahora, estamos más tranquilos por el manejo racional que tenemos del problema", comentó Carlos Rubinstein, jefe de docencia e investigación del Hospital Dr. Federico Abete del Malvinas Argentinas.
En coincidencia con su par, Marcelo Rodríguez, jefe de urgencias del Hospital Universitario Austral, indicó: "Tuvimos que esforzarnos mucho más de lo que estábamos habituados y ampliamos el horario de atención. Hubo que agudizar el ojo para ver cómo se comportaba el virus, tener mucho más cuidado con las indicaciones que dábamos y brindar pautas de alarma mucho más claras. El virus implicó ir aprendiendo en el día a día para luego poder retransmitirlo a los pacientes".
A pesar de sus indicios y primeras apariciones, la comunidad médica tampoco quedó exenta del avance de la enfermedad. Así, los contagios registrados entre algunos colegas repercutieron en la organización y en el ánimo de los integrantes del área de emergencias, aunque también fomentaron valores como la solidaridad y el trabajo en equipo.
"El primer caso de sospecha que tuvimos fue el de un cirujano, a quien enseguida aislamos. Recibió asistencia y se recuperó bien. Le dimos apoyo para que se curara y no se preocupara por cuestiones laborales. Incluso, recibimos colaboraciones de varios médicos de otros sectores que vinieron a ayudar y hacer otros turnos. Lo llevamos bastante bien", describió Javier Awruch, jefe de emergencias del Cemic.
El desconocimiento inicial sobre la epidemia, sumado a la alta trasmisibilidad del virus y a la creciente cantidad de pacientes infectados en el país provocaron en los especialistas consultados sensaciones encontradas.
A modo de balance sobre lo vivido en estos meses, Rodríguez señaló: "Como médicos, experimentamos una gran ansiedad y angustia por estar frente a algo que no se sabe bien cómo se va desarrollando y hasta cuándo va a seguir. La incertidumbre se genera, sobre todo, por no saber cómo evoluciona el virus. Recién ahora tengo una leve sensación de alivio porque la situación parece ir mermando".
"La urgencias nunca se cierran y esta epidemia nos afectó demasiado. Estamos cansados, agotados, con la exigencia propia de la tarea habitual y sin mucho margen de acción. A esto se le agrega, muchas veces, la falta de un compañero y el caos que esto genera para pedir reemplazos. El médico que no tenía síntomas de fiebre, los tenía por estrés o no se sentía en condiciones para atender", añadió Awruch.
Sin omnipontencia. Además, según precisó Rubinstein, las mismas características de la gripe A contribuyeron a disminuir el grado de poder e inmunidad que suelen asumir algunos médicos a la hora de afrontar las epidemias. "Al principio, hubo un alto nivel de negación. Esa sensación de que ´a mí no me va a pasar´. Pero poco a poco hemos ido bajando la omnipotencia que tenemos y cayendo en la cuenta de que a uno le puede pasar y que la enfermedad también nos puede afectar", reconoció.
Los especialistas aseguraron conocer los riesgos a los que están expuestos por su profesión, pero también adujeron que profundizaron las medidas básicas de higiene para evitar la proliferación del virus en el hospital y contagios en su familia.
"Adoptamos medidas básicas de bioseguridad: el uso de antiparras, barbijos especiales, camisolines y guantes para tomar las muestras", enumeró Awruch. Y advirtió: "Mi mujer también trabaja en emergencias y tenemos tres hijos chiquitos. Tomamos algunas medidas mínimamente diferentes, como lavar más la ropa o las manos, pero intentamos no psicotizarnos".
"Lo que hay que hacer es tomar las medidas seriamente. Si uno sigue las recomendaciones estandarizadas, se previene. Sólo se trata de cumplirlas", sintetizó Rubinstein.

Diario La Nación
Se disparó el estrés entre los médicos de los hospitales públicos Dicen que se vieron desbordados por pacientes desesperados. "Trabajamos con el temor a lo desconocido", reconocen.
Por: Leo González Pérez
Al menos por el momento, en los servicios de guardia bajó el número de consultas por Gripe A. Por eso ellos ahora pueden permitirse un minuto para posar ante un reportero gráfico, y otro para contar cómo fueron los días más duros durante la pandemia. Hace dos o tres semanas, no hubieran tenido tiempo. Se trata de los médicos de los hospitales públicos de la Capital y el Gran Buenos Aires, que durante las primeras semanas de junio tuvieron que atender -sin todos los recursos necesarios y en muchos casos sin pautas claras- a verdaderas multitudes atemorizadas. El desborde los sometió a un gran estrés y, afirman los expertos, podría hacer crecer los casos de burnout ("síndrome del quemado", agotamiento emocional muy severo), que hoy padecen en el mundo dos de cada diez profesionales de la salud.
Entre los médicos, el burnout suele manifestarse mediante irritabilidad, pérdida de memoria y otros síntomas habituales del estrés. Y puede llegar a la despersonalización (la relación con el paciente pierde su dimensión humana), y al abandono de la profesión.
"El burnout se da cuando hay un desbalance entre lo que el médico debe dar y las gratificaciones que recibe a cambio, y en las crisis como esta el número de casos puede aumentar", explica Roberto Sivak, psiquiatra y docente de la UBA, y miembro de la sección Intervención en Desastres de la Asociación Mundial de Psiquiatría. "Cuando se desbordan todas las previsiones, la variable de ajuste suele ser la salud psicofísica de los trabajadores de la salud", señala. Y sobre este brote de Gripe A resume: "Los médicos se vieron tironeados por la demanda de atención de los que se creían afectados, teniendo que atender a la vez a los enfermos".
El testimonio de Ana Migliorini, que es pediatra y atiende chicos en la guardia del Hospital Larcade de San Miguel, confirma la última afirmación de Sivak. "En las primeras semanas de junio nos desbordó la cantidad de pacientes, que llegaban muy asustados. Nosotros los teníamos que contener, pero a la vez no teníamos información suficiente y clara", cuenta Ana.
Las instrucciones para manejar los posibles casos de Gripe A variaban cada poco. "Atendimos a cientos de pacientes sin usar barbijo ni alcohol en gel, esas recomendaciones llegaron tarde", afirma la médica.
A su vez, medidas más básicas aún, como lavarse las manos, son complicadas en la guardia del Larcade. "Porque no tenemos dónde, para hacerlo debemos caminar unos cuantos metros por el Hospital, y durante esas guardias, de 24 horas, apenas había tiempo para levantarse de la silla", dice Migliorini.
"En un momento llegamos a la conclusión de que no lograríamos ''vaciar'' la sala de espera nunca", gráfica. Y agrega: "Lo más desesperante es cuando algún chiquito necesita ser internado en una terapia intensiva pediátrica y no le conseguimos lugar. Un bebé murió esperando una cama que no llegó a tiempo". El golpe de gracia llega en la siguiente frase: "Pero no tiene que haber Gripe A para que cosas como estas ocurran. En esos casos uno se queda con la desesperación de saber que había algo más para hacer, y que no se hizo".
En el Hospital Mi Pueblo, de Florencio Varela, la afluencia de pacientes es siempre muy grande. Bien lo sabe el médico generalista Fernando Corsiglia, que trabaja allí. Sin embargo, él no sale de su asombro: "Uno está acostumbrado a atender a mucha gente, pero la demanda en las primeras tres semanas de junio fue increíble". La notable cantidad de casos graves que atendieron (y siguen atendiendo), las dificultades para conseguir derivaciones, la falta de profesionales, y lo valioso que son los que están son los ítems que destaca Corsiglia en su repaso de los días más agitados de la pandemia.
También Raúl Hermes Sánchez, médico terapista del Hospital Evita Pueblo de Berazategui, muestra asombro, en su caso por la gran cantidad de pacientes jóvenes sanos cuya situación empeoraba en pocas horas. "Eso nos obligaba a un seguimiento muy cuidadoso, y estudios y tratamientos más continuos", relata. Sánchez también habla de retrasos en el conocimiento de los cuidados a tomar. "Al principio no nos cuidamos, después las precauciones se volvieron una norma", dice.
En la misma dirección va el testimonio de Carlos Maurtua, neumonólogo infantil del Hospital Evita, de Lanús. "La gente llegaba angustiada y nosotros estábamos sorprendidos; trabajamos con el temor a lo desconocido, y nos informaban tarde de los recaudos que debíamos tomar", dice Maurtua. Y con un suspiro agrega que desde que se recibió, en 1981, jamás vio algo así. "Nos estresamos y angustiamos, pero el sistema respondió a la altura de lo que se puede", resume. Qué es estar "quemado"Quienes sufren de "burnout" pierden concentración, se sienten apáticos, fatigados y se irritan con extrema facilidad. Uno de los síntomas característicos de estar "quemado" es la falta cotidiana de placer. Se presenta en lugares donde se trabaja bajo presión y donde se está en contacto con público insatisfecho. Estos elementos son un cóctel para desarrollar estrés, que puede derivar en trastornos de ansiedad.
Entre las profesiones más afectadas por este flagelo, además de los médicos, se cuentan los telemarketers, los maestros y los gerentes de empresa sometidos a una responsabilidad constante.
Entre las recomendaciones para aliviarlo, se aconseja hacer un entrenamiento en respiración y relajación; tomarse momentos para la respiración diafragmática y la relajación progresiva y profunda, y, sobre todo, aprender a manejar el estrés. Por ejemplo, desdramatizando los pensamientos.

Fuente Intramed

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.