domingo, 20 de septiembre de 2009

ARGENTINA - Epidemia Expone Fallas en los Hospitales en la Argentina

La influenza porcina ha estimulado a los Trabajadores de la Salud a exigir mejores condiciones.

El hospital de niños en San Miguel de Tucumán, en Argentina, manejó un gran cantidad de casos difíciles durante el reciente brote de gripe porcina, pero ninguno más dolorosa que la muerte repentina de dos de sus enfermeras en julio.
Una de los fallecidos era de 37 años de edad, Débora Molina, una madre soltera de tres hijos que tenía dos trabajos de enfermería, pero seguía siendo tan pobre que sus colegas tuvieron que en comprar su ataúd.
Ahora, cientos de profesionales de la salud en la ciudad han puesto en marcha una serie de manifestaciones y paros laborales, buscando un lugar de trabajo más seguro y mejores salarios.
Argentina ilustra las tensiones en trabajadores de la salud, causada por la epidemia de H1N1 conviríéndose en un grupo de alto riesgo.
La Organización Mundial de la Salud dijo recientemente que cuando la vacuna sea liberada, los trabajadores de salud deben ser los primeros en recibirla.
A pesar de que la ola de la gripe H1N1 mató a más de 500 argentinos, los trabajadores de la salud de la Argentina están haciendo campaña para mejorar las condiciones de trabajo deficientes expuestos por el virus.
El Grupo 21 de noviembre, una organización activista de enfermeras, tiene contabilizados siete enfermeras que murieron de síntomas compatibles con la gripe porcina,
Se dice que los hospitales han retrasado la aplicación de los procedimientos de seguridad y la distribución de máscaras de protección respiratoria, sobre todo cuando el brote alcanzó su máximo en junio y julio.
Los funcionarios de salud del Gobierno dijeron que los trabajadores están exagerando el número de víctimas, y que algunas de las enfermeras recientemente fallecidas, han dado negativo para el virus H1N1.
Los trabajadores de salud se han manifestado en dos ocasiones frente al Ministerio de Salud de la Nación, y también realizaron una protesta a nivel nacional. El lunes, el Senado de la Nación estableció la celebración de audiencias sobre un proyecto de ley presentado en julio para mejorar las condiciones y remuneración para las enfermeras, muchos de los cuales ganan entre $ 300 y $ 500 por mes, y con frecuencia deben tener un segundo empleo para poder subsistir.
En general, la influenza porcina se ha cobrado más vidas en la Argentina que en cualquier parte, inclusive Brasil y los EE.UU.
A mediados de mayo, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades habían recibido 48 informes de H1N1 entre los trabajadores de salud de EE.UU., algunos de los cuales dijeron no hacer un uso adecuado de guantes de protección, batas y máscaras quirúrgicas.
Al menos un trabajador de los EE.UU. un médico, de 51 años de edad, enfermo de Cáncer, de California, ha muerto de gripe porcina.
En Argentina, un puñado de médicos y personal auxiliar también murieron durante la epidemia, según los activistas y los sindicatos.
Los analistas dicen los problemas de respuesta ante la gripe en la Argentina surgió de un sistema hospitalario demasiado descentralizado en gran medida controlada por las provincias y municipios.
A falta de una autoridad central fuerte, los trabajadores de la salud eran "soldados que van a la guerra sin un general", dijo el Dr. Jorge Yabkowski, presidente de la Federación de Profesionales de la Salud de la Unión.
"Nadie pensó en enviar las máscaras de respiración al campo", dijo Mabel Pages, una enfermera en una clínica en la pequeña ciudad de la Alta Italia.
La Sra. Pagés de 43 años y su hija, María Fabiana Donadio, también enfermera, contrajo la gripe después de trabajar sin una máscara de respiración, y murió en julio.
La Sra. Pages, comentó que la Sra. Donadio había luchado contra el lupus, una enfermedad del sistema inmunológico que la dejó vulnerable a la gripe.
En Buenos Aires en el Hospital Pediátrico Juan P. Garrahan , se administraron las máscaras se expidiweron inicialmente sólo para los médicos o enfermeros de cuidados intensivos, pero no a otros trabajadores, como al parecer, al técnico de laboratorio, Carlos Taboada, según el sindicato del hospital. Sr. Taboada contrajo la gripe en junio, durante la extracción de muestras de sangre, y se recuperó después de un par de semanas de descanso.
El sindicato dijo que después el personal auxiliar del Hospital Garrahan comenzó a negarse a hacer su trabajo sin respiradores, el hospital comenzó a distribuir más ampliamente, aunque sólo una máscara por trabajador, por semana.
El sindicato del hospital dijo que, en parte debido a la demora en la obtención enmascara, 175 de sus 2.800 trabajadores estaban siendo tratados por síntomas de gripe en el pico del brote en julio.
Dr. Jorge Lemus, el Ministro de Salud de la ciudad de Buenos Aires, dijo que no era más que un breve período en que las máscaras de respiración fueron escasos, y sólo en algunos hospitales. Pero las entrevistas con los trabajadores de varios hospitales indicaron que el problema era generalizado.
Alejandra Ledesma, una enfermera en casa de María de Buenos Aires Hospital de Rehabilitación Respiratoria Ferrer, dijo que estaba renuente a seguir trabajando sin una máscara de respiración a finales de junio, por lo que el supervisor de enfermería Patricia Avendaño le dio la suya propia. Al día siguiente, a los 44 años de edad, la Sra. Avendaño cayó con fiebre, de acuerdo a su registro médico, y se administró el fármaco antiviral utilizado para tratar la gripe porcina. La Sra. Avendaño murió tres días más tarde.
El Dr. Lemus, dijo que los resultados de la Sra. Avendaño fueron negativos para el virus de la gripe. La hermana de la Sra. Avendaño, Lorena, dijo que cree que la ciudad no quiere reconocer la gripe porcina como la causa de la muerte.
En algunos lugares, la gripe enfrentó trabajadores de la salud contra otros. El 1 de julio, en la ciudad de Concordia, Dr. Néstor Hirschfeld fue diagnosticado con la gripe porcina y se fue al hospital local para recibir tratamiento. Pero el doctor Hirschfeld, cirujano pediátrico del hospital solamente, fue presionado para realizar una cirugía de emergencia a una niña de tres años con heridas de gravedad.
Alrededor de una docena de enfermeros y asistentes quirúrgicos se negaron a acompañar al Dr. Hirschfeld a la sala de operaciones por temor de contraer la gripe de él. Dr. Hirschfeld, con una máscara de respiración, llevó a cabo la operación con un equipo de reserva apresuradamente. La niña murió de sus heridas a los pocos días, no de la gripe porcina.
El hospital ha presentado un reclamo administrativo y penal contra los trabajadores que se negaron a trabajar con el doctor Hirschfeld. El sindicato de los trabajadores salió en defensa de ellos, diciendo que el doctor Hirschfeld los expuso al peligro.

Fuente: The Wall Street Journal - Health

COMENTARIO PERSONAL:
El señor Matt Moffett incurre en varios errores, de todas maneras, la aparición de esta enfermedad no hizo más que desnudar las falencias de nuestro sistema de salud, sobre todo en el público, sumado a que la descentralización en el manejo de los centros de atención hizo que cada, ciudad, municipio o provincia tomara distintas acciones para luchar contra ésta y otras enfermedades y que por ésto se desatara una situación de caos generalizado; y además al manejo político de la epidemia que hizo que las medidas necesarias a tomar se atrasaran. Nuestro hospital no escapa a esta situación, si bien hubo sectores en donde los materiales de protección no faltaron, hubo en otros que sí los hubo y que fue más notable debido al la necesidad en el tipo de pacientes que eran atendidos, como en las UCIs.
De todas maneras quiero dejar bien aclarado que el trabajo realizado por el personal de salud de mi hospital, en especial los enfemeros fue impecable y el cuidado que recibieron los niños afectados no permite objeción alguna.
Este periodista consultó con uno de los tres gremios del hospital, ATE, que nuclea a los trabajadores del del Estado, y quien es el único gremio que se ha ocupado en revisar y dar a conocer esta situación.
Desconozco que ha pasado en otros centros, pero de todas maneras en nuestro país no existen estadísticas oficiales sobre le número de casos ni de profesionales de la salud, ni tampoco de pacientes afectados, vivos o muertos, pues en un punto se dejó de hacer los estudios de confirmación de la gripe A en varios centros, con lo cual los datos que se aportan son estimativos. En nuestro hospital el caso de Carlos Taboada no fue el único que enfermó de gripe A, hubo otros casos, hasta más complicados, pero desconozco si fue por falta de protección. Obviamente se tomaron medidas de prevención, licenciado a todo el personal que tuviera factores de riesgo, lo que produje una sobrecarga de trabajo en los compañeros que sí debieron quedarse a trabajar.
De todas maneras este espacio intenta sólo ser un medio de información profesional y científico, abierto y que no busca polemizar ni mezclar la actividad con cuestiones ni políticas ni gremiales, pero sí poder expresar con libertad lo que uno piensa y cree, sin intentar molestar a nadie, siempre dentro de un ambiente de buen trato y buen diálogo y reconocer que también uno se puede equivocar y retractarse, a veces escribimos en momentos personales no adecuados para expresar una opinión,
Pido disculpas si el comentario anterior incurrió en algunas expresiones que pudieran molestar, y sólo espero que de ésta epidemia todos podamos aprender de la cadena de errores no intencionados y de los otros de que lo que más importa es acompañar el proceso de la enferemdad de nuestros pacientes y darles lo mejor a ellos como humanos y como profesionales y para hacerlo los trabajadores de la salud necesitamos hacerlo con las condiciones indispensables de protección.
Gus

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.