viernes, 15 de enero de 2010

El ácido fólico en la última etapa del embarazo esta asociado al asma infantil

NUEVA YORK (Reuters Health) - Los niños cuyas madres tomaron suplementos de ácido fólico al final del embarazo puede tener un mayor riesgo de desarrollar asma.


Los resultados de este estudio, publicados en el American Journal of Epidemiology, parecen ser el primero en asociar el uso de ácido fólico en las madres embarazadas, con riesgo de asma posterior en sus hijos.

Los investigadores enfatizan que es demasiado pronto para dar a las mujeres embarazadas de cualquier consejo concreto basado en los resultados.

Además, el estudio no implica el uso de ácido fólico en el embarazo temprano.

Este es un hallazgo importante, a tener en cuenta según los investigadores, porque el ácido fólico es suficiente en la época de la concepción para ayudra a reducir el riesgo de ciertos defectos congénitos del cerebro y la columna vertebral. Conocidos como defectos del tubo neural, estas anomalías incluyen la espina bífida, un defecto paralizante de la columna vertebral, y la anencefalia, un defecto fatal en la mayoría o todo el cerebro que no logra desarrollarse.

Los expertos aconsejan a las mujeres a tomar 400 microgramos de ácido fólico al día, poco antes de la concepción y en el primer trimestre del embarazo, una ventana de tiempo crítica, cuando los defectos del tubo neural toman forma.

Los resultados actuales "no están en contradicción" con el asesoramiento, el investigador principal, Dr. Michael Davies, de la Universidad de Adelaida en Australia, dijo a Reuters Health por correo electrónico.

Sin embargo, añadió, puesto que el ácido fólico es necesario sólo en el primer trimestre para prevenir defectos del tubo neural, otros estudios deberían examinar si, directrices más específicas sobre el uso de ácido fólico durante el resto del embarazo pueden y deben ser desarrollados.

Para su estudio, Davies y sus colegas analizaron las tasas de asma entre más de 400 niños cuyas madres habían seguido desde el embarazo. Un poco menos de 12 por ciento de los niños que habían desarrollado asma a la edad de 3, y el mismo porcentaje que tenía la enfermedad pulmonar a la edad de 5.

En general, el estudio halló que los niños cuyas madres tomaron el ácido fólico en el embarazo tardío - de la semana 30 en una cuarta parte fueron más propensos a tener asma a la edad de 3 años en comparación con los niños cuyas madres no tomaron ácido fólico en ese punto en el embarazo.

También fueron más propensos a tener síntomas de asma persistente de la edad de 3 a 5 años de edad.

La mayoría de las madres que tomaron ácido fólico en la última etapa del embarazo no lo tomaron como un complemento independiente, sino como parte de un complejo multivitamínico, que normalmente tiene 300 microgramos de ácido fólico suplementario al día.

No había ningún vínculo entre la ingesta de ácido fólico en los alimentos de las madres y el riesgo de asma de sus hijos; el folato es la forma natural del ácido fólico que se encuentra en alimentos tales como frijoles y lentejas, jugo de naranja, cacahuetes y verduras como la espinaca y el brócoli.

Ese último hallazgo, Davies señaló, debe alentar a las mujeres a comer una dieta saludable, incluyendo alimentos ricos en folato, durante todo el embarazo.

No está del todo claro por qué los suplementos de ácido fólico en el embarazo avanzado promoverían el asma en algunos niños. Sin embargo, Davies señaló que la investigación con animales recientes que sugieren que el folato puede alterar la actividad del sistema inmunológico, la regulación de los genes en el tejido pulmonar, potencialmente haciéndola más susceptible a reacciones alérgicas.

Dado que el sistema inmunitario del feto se desarrolla más adelante en el embarazo, el uso de ácido fólico en este punto teóricamente podría afectar el riesgo futuro de un niño de asma.

Davies subrayó, sin embargo, que un solo estudio no es suficiente para cambiar las políticas y prácticas de salud.

"Nos gustaría ver la replicación sistemática de nuestros resultados y los ensayos clínicos en varias poblaciones", dijo, "de modo que podamos proporcionar un asesoramiento adecuado, refinada y selectiva."

FUENTE: American Journal of Epidemiology, 15 de diciembre de 2009.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.