sábado, 28 de febrero de 2009

Una deficiencia de vitamina D podría significar más resfriados y gripe

Expertos señalan que se necesita evaluar si el consumo de complementos podría ayudar
Por Alan MozesReportero de Healthday

LUNES, 23 de febrero (HealthDay News/Dr. Tango) -- Olvídese de la manzana. El mayor estudio de su tipo hasta la fecha muestra que tomar vitamina D cada día es lo que mantiene a una persona alejada de los médicos en lo referente al resfriado común o a la gripe.
El hallazgo se basa en una evaluación de los niveles de vitamina D, los hábitos nutricionales y las tasas de infección respiratoria entre casi 19,000 hombres y mujeres de EE. UU.
"No queremos precipitarnos", dijo el autor del estudio, el Dr. Adit Ginde, profesor asistente de cirugía de la división de medicina de emergencia de la Facultad de medicina de la Universidad de Colorado en Denver. "Pero nuestro estudio ofrece evidencia de que los bajos niveles de vitamina D están asociados con un mayor riesgo de infecciones respiratorias, como el resfriado común y la gripe. Y los que tienen enfermedades respiratorias preexistentes, como el asma y el enfisema, parecen estar en mayor riesgo de esta asociación".
El equipo de Ginde, de la Facultad de medicina de Harvard y del Hospital Infantil de Boston, informan sobre sus hallazgos en la edición del 23 de febrero de Archives of Internal Medicine.
La vitamina D se puede encontrar en alimentos como el atún enlatado, los cereales, la leche o los jugos enriquecidos, de acuerdo con la American Dietetic Association (ADA). El cuerpo también puede producir vitamina D de forma natural tras una exposición adecuada a la luz del sol.
Además del conocido papel de la vitamina D para mantener cantidades adecuadas de calcio en el organismo y fortalecer los huesos, también tiene un efecto protector contra el cáncer de colon y la esclerosis múltiple, apuntó la ADA.
Y en diciembre, una revisión de estudios realizada por investigadores del Instituto del Corazón Mid-America de Kansas City sugirió que los que tenían deficiencia de vitamina D, una designación que se cree incluye a cerca de la mitad de los adultos estadounidenses y alrededor de uno de cada tres niños, podrían estar en mayor riesgo de ataque cardiaco y accidente cerebrovascular.
Para evaluar esta relación específica entre la vitamina D y el riesgo respiratorio, el equipo de Ginde analizó los datos de la tercera Encuesta nacional de examen de la salud y la nutrición, recopilados entre 1988 y 1994.
Los participantes tenían de 12 años en adelante, con una media de edad de 38, y tres cuartos de ellos eran blancos. Todos completaron las encuestas de salud y nutrición y se sometieron a exámenes físicos. Se tomaron muestras de sangre para medir los niveles de la 25-hidroxivitamina D, considerada como la medida óptima del estado de la vitamina D.
Los investigadores encontraron que los que tenían menos de 10 nanogramos de vitamina D por mililitro de sangre, considerado como bajo, eran cerca de 40 por ciento más propensos a haber tenido una infección respiratoria que los que tenían niveles de vitamina D de 30 ng o más. El hallazgo fue consistente entre todas las razas y grupos de edades.
En particular, las personas que tenían un historial de asma o alguna forma de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) eran incluso más propensos a sufrir de deficiencias de vitamina D.
Los pacientes asmáticos con los niveles más bajos de vitamina D tenían un riesgo cinco veces mayor de padecer una enfermedad respiratoria, y los pacientes de EPOC con deficiencia de vitamina D tenían el doble de riesgo.
"Aún necesitamos realizar los ensayos clínicos que habíamos planificado para afirmar de manera definitiva que los complementos de vitamina D podrían de hecho reducir el riesgo encontrado", advirtió Ginde. "Sin embargo, creemos que podemos afirmar que la mayoría de los estadounidenses necesitan probablemente más vitamina D por sus efectos sobre la salud ósea, así como por sus beneficios generales con respecto al sistema inmunitario".
Lona Sandon, profesora asistente de nutrición clínica del Centro Médico Southwestern de la Universidad de Texas y vocera de la American Dietetic Association, dijo que la evidencia de que existe una conexión entre el sistema inmunitario y la vitamina D parece "bastante fuerte".
"Parece existir una relación porque cuando no obtenemos suficiente vitamina D, nuestro sistema inmunitario no funciona como debiera", dijo.
Sandon resaltó, sin embargo, que obtener suficiente vitamina D solamente de los alimentos es algo difícil.
"Las mejores fuentes son el salmón con todo y espinas, o tres tazas de leche al día", dijo. "Pero no mucha gente lo hace. Así que recomendaría salir al aire libre y exponer la piel al sol. Los dermatólogos no siempre están de acuerdo con este consejo debido al cáncer de piel, pero tomar 15 minutos de sol al día durante las horas pico, aproximadamente entre las 11: 00 a.m. y la 1:00 p.m., sería ideal".
"Sin embargo", agregó Sandon, "si vive en el norte de Atlanta, en mitad del invierno es difícil obtener suficiente vitamina D de este modo, aún si está fuera al medio día. Esto nos deja con alguna forma de complementos. En este caso, un multivitamínico general que tiene unas 200 UI [unidades internacionales] de vitamina D, se considera como adecuado".

Más información

La Oficina de Complementos Dietéticos de los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU. tiene más información sobre la vitamina D.Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: Adit Ginde, M.D., M.P.H., assistant professor, surgery, division of emergency medicine, department of surgery, University of Colorado Denver School of Medicine, Aurora, Colo.; Lona Sandon, R.D., assistant professor, clinical nutrition, University of Texas Southwestern Medical Center at Dallas; Feb. 23, 2009, Archives of Internal Medicine

Last Updated: Feb. 24, 2009

© Derechos de autor 2009, ScoutNews, LLC

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.